Noticias Principales

 

 

 

Transmisión en Vivo

DESDE MI VENTANA

Mujercitas...inteligentes

 

Por Denis García Salinas
Desde Mi Ventana

 

Curie ganó dos premios Nobel

 

Sor Juana Inés de la Cruz dejó caer una frase hace más de 300 años, como una pesada losa sobre las cabezas de los hombres supramacista. Nos desnudó, nos desenmascaró, tan nítidamente, que hoy esa misma frase suena tan verídica y brutal. Así es. “Hombres necios que acusáis a la mujer sin razón”. Sor Juana dijo esa lapidaria frase en un momento histórico en que la mujer estaba sometida, sin piedad, por el hombre con una mente oscurantista. Era una sociedad, hartamente, machista. La mujer no tenía opciones, más que entregarse en cuerpo y alma sin el menor respeto de su condición. Era una esclava de ese tiempo medieval. Esa sombra miserable ha viajado en el tiempo, como el fantasma del comunismo lo hizo un día en Europa.

 

Juana de Arco, a la hoguera

 

Hace 586 años una campesina se convirtió en unas de las primeras mujeres revolucionarias durante el conflicto de la Guerra de los Cien Años, que enfrentó a Carlos, primogénito de Carlos VI de Francia, con Enrique VI de Inglaterra por el trono francés. Su nombre era Juana de Arco, considerada santa y heroína francesa. Ella luchó contra la ocupación inglesa. En una época superticiosa, le creyeron que ella tuvo un llamado de Dios, que le encomendó dirigir el ejército francés que, al final, coronó rey al Delfin en Reims y expulsar a los ingleses. Juana de Arco logró levantar el cerco inglés de Orleans, en mayo de 1492. Después, Juana de Arco fue capturada por los borgoñones el 24 de mayo de 1430 y entregada a los ingleses. Ella fue acusada de herejía y hechicería, luego la condenaron  a la hoguera. Nadie puede afirmar que la mujer es del “sexo débil” cuando vemos el ejemplo heroico de Juana de Arco. Fue inteligente, valiente y audaz. Nada más que dirigió un ejército de hombres duros por la guerra.

 

El arte masculino

 

A través de la historia, la ciencia y el arte han tenido apelativo masculino. Los grandes científicos, escritores y pintores han sido hombres.

 

Basta estos ejemplos: En física, Albert Einstein e Isaac Newton; en química, Melvin Calvin; en biología, Charles Darwin; en sociología, Auguste Comte; en antropología, Claude Lévi-Strauss o Bronislaw Malinowski; en matemáticas,Blaise Pascal;en psicología, Sigmund Freud. Su mundo, como escribí en un artículo anterior, eran fregar platos, limpiar la casa, cocinar y cuidar los niños. Y, sobre todo, atender al marido como si fuese un Rey. Nadie en el mundo ha tenido tanto peso sobre su espalda que la mujer. Ellas, tampoco, podían estudiar, aspirar a los oficios más excelso del hombre. Esto es una historia vieja, pero persiste en el siglo XXI.


Poco a poco, la Mujer ha reivindicado sus derechos en una sociedad, netamente, machista. La Mujer ha conquistado una posición que le negaban en el pasado. Cuánta inteligencia perdida por años de sometimiento machista. La Mujer no solo es un ser humano dulce, amable, servicial, sino también de inteligencia pura. La Mujer ha demostrado que es tan inteligente como el hombre. Su vida ya no debe ser reducida al estrecho ámbito del “calido” hogar. Marie Curie es un caso de grandiosidad de la Mujer. Ella se convirtió en una científica. Esta polaca nacionalizada francesa fue pionera en el campo de la radioctividad. Y no solo eso: fue la primera persona en recibir dos premios Nobel en distintas especialidades (física y química). Su pasión por el estudio la catapultó a ocupar un puesto de catedrática en la Universidad de Paris.

 

El avance indetenible de la mujer

 

Se decía antes que la Mujer no era muy buena para las matemáticas. Era un prejuicio inveterado. Hipatía de Alejandría demostró que esa afirmación era falsa.

 

Ella fue precursora de la ciencia. Sus trabajos en filosofía, física y astronomía fueron considerados como una herejía por un amplio grupo de cristianos, quienes la asesinaron, brutalmente, en el 416. Otras mujeres destacadas son la francesa Marie-Sophie German, que aportó a la teoría de la elasticidad y los números y los números primos. Amalie Edmmy Noether era considerada por Einstein como la mujer más importante en la historia de las matemáticas. Otra mujer inteligente era Barbara McClintock, nacida en EE.UU. en 1902 y muerta en 1992. Ella se colocó en un lugar cimero por sus importantes descubrimientos en el campo de la genética. Ella recibió, tardíamente, el Premio Nobel.

 

Lise Meitner, fue una física que trabajó, nada menos que en los campos de la radioactividad y la física nuclear. Ella formó parte de un equipo que descubrió la fisión nuclear. La historia registra otros nombres de mujeres de ciencias como Ada Lovelace, Susan Jocelyn Bell Burnell, astrofísica británica que descubrió de la primera radioseñal de un púlsar, Rosalind Elsie Franklin, tuvo participación crucial en la comprensión de la estructura del ADN.

 

Las escritoras

 

No hay discusión que los hombres han destacado en la literatura en mayor número que las mujeres. Basta mencionar a Edgar Allan Poe, Charles Dickens, Mark Twain, William Shakespeare, Robert Louse Stevenson, James Joyce, Ernest Hemingway, Rubén Darío, Antónh Chejov, Dostoyesky... La lista es larguísima. Pero, poco a poco, esa realidad ha ido cambiando. Ahora, las mujeres han incursionado con buen suceso en la literatura. Veamos algunos nombres :Jane Austen, Virginia Woolf, Emily Bronté, Mary Shelley, autora de la novela gótica Frankestein o el Moderno Prometeo, Pearls Buck, George Saand, Gabriela Mistral, Agatha Cristie, Joanne “Jo” Rowling, creadora de la serie de libros Harry Potter, Isabel Allende, Ice Munro, en 2013, le fue otorgado el Premio Nobel de Literatura. Y, ahora, las mujeres triunfan hasta en el mundo de los negocios, un ámbito que se creía era sumo imperio del hombre. Una frase de Benjamín Franklin deja claro la nueva realidad: “Quien quiera ver prosperar sus negocios, consulte a su mujer”. Y para concluir, Mahatma Gandhi aseguró: “Si por fuerza se entiende la fuerza bruta, entonces, en verdad, la Mujer es menos brutal que el hombre”.

 

 

Ediciones Especiales